Home » Travel HD
Ultra-Trail de Mont-Blanc: Chilenos en la carrera de Trail más prestigiosa del mundo
Foto por:
Ultra-Trail de Mont-Blanc: Chilenos en la carrera de Trail más prestigiosa del mundo

Foto por:

Con la ayuda de Jean Michel Varnier, uno de los chilenos que participó en la versión 2019, explicamos la importancia del UTMB, y por qué es la carrera que todo trail runner debería correr.

Sin lugar a dudas, el Ultra-Trail de Mont-Blanc (UTMB), es la reina de las carreras de trail en el mundo. La prueba consta de 171 km y 10.000 m de desnivel positivo, en la que participan 2.300 corredores de todas las nacionalidades, con un tiempo máximo para terminarla de 46.30 horas.

La competencia alcanza a tres países: Francia, Italia y Suiza y, aunque no sea la más larga, ni la más difícil en términos técnicos, lo que la hace especial es toda su mística y energía.

Cronología del ultramaratón de montaña

UTMB nace en 2003 de la mano de Michel y Catherine Poletti, dos apasionados por las carreras a pie, que desafían a completar el Tour de Mont Blanc -clásica travesía que da la vuelta al macizo- en menos de 48 horas, cuando lo normal es hacerlo entre 7 a 8 días. Para la primera edición, se inscribieron 700 participantes para cubrir los 150 km y 17.000 m de desnivel acumulado. Solo 67 valientes completaron el recorrido.

Debido al éxito de la primera edición, en 2004 se duplica el número de participantes, hasta los 1.400. Al año siguiente, la organización se ve obligada a poner un límite en el número de dorsales, que alcanza los 2.000. El efecto, UTMB, ya es imparable y se agotan a siete meses de su inicio. El número de finalistas se eleva a 773.

En 2006, sale a la luz la CCC (Courmayeur-Champex-Chamonix), con un exigente recorrido de 86 km y D+4.400 m y con la premisa de completar el recorrido en menos de 24 horas. La locura sigue creciendo y los 2.000 cupos UTMB se agotan en 2 meses. El número de finishers sobrepasa los mil, específicamente 1.152.

Pero el boom UTMB estalla en 2007, cuando los 2.000 dorsales disponibles se agotan en 10 horas. Por primera vez, la organización pide al participante certificar haber completado al menos un maratón de montaña. El resultado, 1.437 corredores finishers.

El año 2008, significa un antes y un después en la historia de la competición. Nace la tercera prueba del evento, la PTL, con un recorrido auto-suficiente y por parejas de 250 km y D+18.000. La CCC endurece su circuito a 98 km y D+5.500 m y UTMB pasa al formato actual de 168 km y D+9400 m. Las inscripciones vuelan literalmente en pocos minutos.

En 2009 se amplía la oferta con el nacimiento de una cuarta prueba, la TDS, de 106 km y D+6.600 m. Con el fin de detener el boom, la organización endurece los requisitos mínimos para participar en UTMB con un sistema de puntos similar al actual y un sorteo equitativo. Los dorsales disponibles se amplían hasta los 2.300 actuales, 1.383 finishers.

El mal tiempo, gran protagonista de la edición 2010. Arranca UTMB bajo una tormenta y la organización decide detenerla en Saint Gervais (km21) ante el caos organizativo y de evacuación. Con gran confusión, se reanuda la mañana siguiente sobre el trazado de la CCC, finalizan 1.130 corredores.

Incomprensiblemente, en 2011 el recorrido se alarga hasta los 178 km. Esto, sumado al mal tiempo, la convierte en la edición más dura disputada hasta entonces: 1.133 finalistas.

Por tercer año consecutivo, la lluvia, el frío y las tormentas vuelven a ser protagonistas en 2012. Esta vez se realiza un recorrido alternativo de un centenar de kilómetros por territorio francés, gran parte por asfalto y nada que ver con el plan inicial, con 2.122 finishers.

En 2013, el tiempo vuelve a ser benévolo y se realiza a través del trazado inicial de 168 kilómetros, logran la meta 1.686 corredores.

En la edición 2014, nace una nueva carrera para dar cabida al corredor más popular: la OCC (Orsières-Champex-Chamonix), con un recorrido más asequible de 55 km y D+ 3.500 m, 1.582 terminan en Chamonix. La versión 2015 y 2016 demuestran el buen nivel de los participantes y hace ascender el total de finishers hasta los 1.631 y 1.468 respectivamente.

La edición de 2017 es considerada la mejor de la historia por la cantidad de favoritos y alto nivel que presentaba la línea de salida. Hasta 1.687 corredores conseguirían cruzar la preciada línea de llegada. El 2018 el evento amplía el abanico de posibilidades con el nacimiento de la MCC (Martigny-Combe-Chamonix), de 40 km y D+2.300 m, con un millar de dorsales disponibles.

Finalmente, la versión de 2019 termina con 1.313 metas y con el triunfo del corredor español Pau Capell, con un tiempo de 20 horas y 19 minutos.

La graduación del trail runner

Jean Michel Varnier fue uno de los chilenos que participó en esta gran aventura deportiva. Cuenta que la UTMB  “es como una graduación para algunos trail runners”.

“En mi caso, siempre la tuve en la mira, pero me sentí preparado para correrla luego de haber hecho dos carreras de 100 millas (160 kms): Endurance Challenge, en octubre de 2018, y Patagonia Run en Argentina, en abril de 2019. En ambas, me di cuenta que podía hacerlo, considerando que Endurance Challenge es una de las carreras más duras en términos técnicos de Latinoamérica”.

¿Qué fue lo que más te sorprendió?

Además de los tremendos paisajes que te ofrecen Los Alpes y el macizo del Mont Blanc, el nivel de energía y de involucramiento de la gente. Se respira trail, todo gira en torno a la carrera, tuve la suerte de estar varios días antes y era impresionante ver tantas personas y corredores en la misma frecuencia. Cuando partes hay kilómetros de personas alentándote por lado y lado, incluso en plena montaña hay personas dándote ánimo con el típico ¡aller, aller… Courage! haciendo sonar las campanas que usan la vacas.

¿Cómo fue tu preparación?

Como para cualquier carrera, la preparación no solo debe hacerse en el cerro como muchos piensan, hay otros. Por suerte pertenezco a uno de los mejores equipos de Trail Running de Chile, los K Runners, liderados por Sebastián Carretta y Daniela Navarrete, ambos destacados corredores de Trail y con mucha experiencia en distancias largas, ellos nos entregan una planificación muy detallada en base a los objetivos y carreras que tenemos proyectadas para el año. Aspectos muy importantes a considerar como lo son la nutrición, el gimnasio, trabajos de elongación, entrenamiento cruzado con otros deportes similares, como por ejemplo, la bicicleta, que te permite aumentar mucho tu fuerza de piernas, impactar menos tus articulaciones y trabajar cierto músculos que no se trabajan naturalmente en el cerro. Por otro lado, es fundamental trabajar el aspecto mental, es muy factible que un corredor promedio pasar más de 30 horas y dos noches en carrera, por lo tanto, es muy importante saber gestionar tus estados de ánimo y sobre todo el sueño.

¿Cuántos chilenos más participaron?

En esta versión fuimos 24 chilenos a correr las distintas versiones que tiene el circuito y seis en la distancia madre de los 171 km. la UTMB, dónde debo destacar la participación de Moisés Jiménez corredor chileno-venezolano quien obtuvo el puesto numero 16 de la general. También, a Alejandro Freire compañero de mi equipo @krunnerstrail  quién fue el único chileno que participó y terminó la nueva versión de la TDS, considerada la carrera más dura del circuito, con 145 km y 9.100 de desnivel positivo acumulado.

¿Recomendarías esta experiencia para otros deportistas nacionales?

Como dije, es una experiencia que todo corredor de trail debe vivir, no es solo la carrera, es todo lo que la rodea.  Es el ambiente, es la gente, los paisajes, como lo dice su slogan es “la cumbre mundial del trail”, donde uno como amateur puede participar junto a corredores de la talla de Paul Capell, Xavier Thevenard o Kilian Jornet,dónde se despliega todo un arsenal organizativo, logístico y comunicacional para confirmar que es la carrera de montaña más grande y popular del mundo. Totalmente recomendable.

Fecha: 17 de mayo, 2020
Autor:
Fuente: