Home » Travel HD
ESCUELA DE VELA ALBATROS, APRENDER A NAVEGAR EN LAGO RAPEL
Foto por:
ESCUELA DE VELA ALBATROS, APRENDER A NAVEGAR EN LAGO RAPEL

Foto por:

En la región de O´Higgins y a unas dos horas de Santiago, nos encontramos con Jorge Guajardo, expiloto y ahora navegante que dedica su tiempo a la enseñanza en la navegación deportiva para embarcaciones a vela y con motor. La escuela también cuenta con variadas opciones para aquellos que solo deseen disfrutar a bordo de alternativas turísticas.

Aquella mañana que llegamos a la Marina Pintué UC, ubicado a orillas del Lago Rapel en la comuna de Las Cabras, el programa señalaba que haríamos una navegación en un velero desde el sector de Punta Verde y los muchachos del grupo de prensa tenían ganas de un baño en las aguas del lago. Sin embargo, el día nublado y una temperatura no superior a 20 grados ponían en duda el tan ansiado chapuzón.

Raudamente nos dirigimos hacia la marina del Sector Náutico, donde divisamos al velero de regata Benetau First 26.5 (9 metros) y a su capitán Jorge Guajardo, expiloto comercial y actual Capitán Deportivo Costero y director de la Escuela de Vela Albatros (www.escueladevelaalbatros.cl). De inmediato nos da la bienvenida y nos instruye con información de interés en torno a este embalse artificial de 86km2 de superficie, que a la fecha está con su cota máxima y que en verano suele recibir unas 5 mil embarcaciones deportivas, entre ellas lanchas, botes, stand up paddle y kayaks. “Con esta pandemia vamos a tener que acostumbrarnos a hacer cambios en el camino. Así también sucede con el clima, pues hemos tenido días de mucho viento y otros de mucho sol. Navegar es como hacer magia, no porque sea yo un mago, sino que podemos lograr avanzar en contra del viento”, detalla el capitán.

Con el ánimo por alto, nos equipamos con los chalecos salvavidas y saltamos al interior del velero, que cuenta con un compartimento interior y una capacidad para 7 u 8 pasajeros. Jorge nos detalla ahí un poco de la geografía del lugar y nos comenta que Rapel tiene una forma de Y, siendo un cuerpo de agua que se alimenta de dos afluentes principales, lo ríos Tinguiririca y Cachapoal. Nosotros nos encontramos en estos momentos en el brazo sur de la ribera norte.

La Escuela Albatros nació un 25 de noviembre de 2010 en la laguna de Aculeo, que años después se empezó a secar obligando a Jorge y su equipo a arrancar rápidamente hacia este nuevo escenario en Rapel, donde ha instruido a más de 1600 alumnos en las licencias Patrón de Lancha Deportiva de Bahía (motor) y Patrón Deportivo de Bahía (vela y motor). “Acá nos hemos enfocado en utilizar nuestras embarcaciones para la entrega de licencias a personas que quieran navegar a motor. Es como manejar autos”, señala Jorge.

Según nos explica Jorge, se ofrecen clases online y prácticas en las embarcaciones durante todo el año, dividiéndose en dos etapas: la teórica, que dura entre 3 y 4 días, y la práctica, que tarda entre 1 y 2 días dependiendo de si la licencia es para veleros o embarcaciones a motor. En ambos casos se hacen evaluaciones técnicas para que los alumnos obtengan la licencia. Los cursos están autorizados por la Armada de Chile a través de la Capitanía de Puerto de lago Rapel. Adicionalmente, Albatros ofrece la posibilidad de realizar actividades turísticas a bordo de su embarcación. Experiencias tales como “Grand Cuisine”, que es un paseo en velero al atardecer con cena para parejas, o “Escapada Romántica Nocturna”, en la que se puede navegar a la luz de la luna mientras que se comparte un vino y una tabla de quesos.

A medida que navegamos hacia una tranquila bahía donde almorzaremos, a ratos hay solo dos metros y medio de profundidad bajo la embarcación. Jorge decide apagar el motor, con lo cual solo avanzamos gracias a la fuerza del viento, que hoy sopla a 5 nudos. En eso, Guajardo se sincera: “Hay mucha gente que considera que navegar es deporte de ricos, pero yo di oportunidades a niños vulnerables de la zona para que tuvieran la experiencia de navegar, aunque no tuve mucha recepción de la comunidad”.

¿Cómo se llevan a cabos las clases? El capitán de la embarcación nos lo cuenta: “Se desarrolla una secuencia de trabajo con la vela, de cómo tomar el viento con ellas. De esta forma, también colaboramos al tema medioambiental pues tratamos de usar el motor lo menos posible, por lo que el impacto en el lago es mínimo. Usamos cartas de navegación, pero con los avances de la tecnología, en un celular tienes un mapa que puedes usar en cualquier parte”.

Antes de regresar a la marina en Pintué UC, nos detenemos cerca de la costa en un lugar de aguas calmas, donde disfrutamos de un rico vino tinto de Almahue, una tabla de quesos y un sándwich. Los más entusiastas se ponen traje de baño y saltan al agua para nadar junto al velero. Y es que, finalmente, sale el sol y sube la temperatura, coronando así una experiencia de desconexión a bordo que nos deja con ganas de volver.

Fecha: 13 de enero, 2021
Autor:
Fuente: