Home » Reportajes » Surf
El nuevo desafío olímpico para Chile: surf, skate y escalada
Foto por:
El nuevo desafío olímpico para Chile: surf, skate y escalada

Foto por:

Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 tendrán cinco nuevos deportes, que buscan principalmente atraer a un público más joven. Ad portas de esta nueva cita olímpica, tres destacados deportistas nacionales que aspiran seriamente a representar a Chile en este evento, nos cuentan su visión sobre este desafío: el surfista Maximiliano Cross, el skater Marcelo Jiménez y el escalador Facundo Langbehn.        

En agosto de 2016, en la 129ª sesión del Comité Olímpico Internacional (COI) realizada en Río de Janeiro, se decidió incluir en el programa de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 a cinco nuevos deportes, algunos de ellos largamente esperados: escalada, surf, skateboard, karate y béisbol/softbol.

La propuesta de incluir estas nuevas disciplinas fue aprobada por unanimidad, sin que hubiera votos en contra o abstenciones. Esto porque el objetivo de la comisión es claro, y apunta principalmente a un público joven: “Hemos apostado por estos deportes con la intención de aportar algo novedoso, y por su potencial para atraer a más público a Tokio 2020”, afirmó el responsable de Deportes Adicionales para Tokio 2020, Fujio Mitarai, a los medios al momento del anuncio.

Cada uno de estos nuevos deportes olímpicos es un mundo aparte, realidades distintas, con luchas y motivaciones propias. Sin embargo, remitiéndose a los que se podría calificar como los nuevos “deportes extremos olímpicos”, el surf, el skate y la escalada tienen en común que desde hace algunos años han ido adquiriendo una masividad creciente, y que ya hacía necesaria su incorporación en el mayor evento deportivo internacional multidisciplinario.     

Los Juegos Olímpicos de Tokio en 2020 serán sumamente atractivos para los más jóvenes, y además fomentarán deportes que en diversas partes del mundo han ido adquiriendo una renovada fuerza de la mano del auge de los deportes al aire libre, ya sea en las calles de la ciudad, en las montañas o en la playa. En Chile, por ejemplo, es innegable el desarrollo que han tenido el surf, el skate y la escalada. Sin embargo, no fue un camino fácil, y a nivel internacional cada una de las federaciones tuvo que enfrentar diferentes luchas para que sus disciplinas fueran consideradas.

Existe consenso entre los exponentes nacionales de que la inclusión de sus respectivas disciplinas en los JJ.OO. significará beneficios, principalmente para poder conseguir financiamiento y potenciales auspicios. Pero, teniendo en cuenta las realidades disímiles de cada uno de estos deportes en Chile, también tienen diversas visiones a la hora de valorar este hito.

En este articulo recapitularemos los diferentes caminos del surf, el skate y la escalada en su nuevo rol de deportes olímpicos. Además, conocernos cómo se realizarán las clasificaciones y, lo más importante, nos adentraremos en la visión de tres destacados deportistas nacionales que podrían representar a Chile en la cita olímpica: el surfista Maximiliano Cross, el skater Marcelo Jiménez y el escalador Facundo Langbehn.        

Surf: “Le dará cierta seriedad a nuestro deporte”

El surf es, junto al skate, uno de los deportes más populares y practicados del mundo y que cada año suma más seguidores en Chile y el mundo, por lo que sin lugar a dudas será un evento que muchísimas personas verán con emoción.

Uno de los principales puntos a favor para el debut de esta disciplina en la cita olímpica es que Japón tiene costas perfectas para practicarlo. Aunque las olas no tienen el tamaño que se registra en otras zonas costeras del mundo, como Hawái, es uno de los lugares preferidos del continente asiático para lanzarse a dominar olas.  

De acuerdo a lo establecido por el Comité Olímpico Internacional, los atletas correrán las olas sobre tablas cortas (“shortboard”) y habrá cupo para 20 mujeres y 20 hombres.

El reñaquino Maximiliano Cross, integrante de la Selección Chilena de Surf, es uno de los surfistas que buscará estar en Tokio. “Para mí, es un sueño hecho realidad. Creo que esta inclusión le proporciona cierta seriedad a nuestro deporte, ya que a veces es menospreciado porque no somos vistos como atletas. Es una oportunidad para que el deporte crezca y se valore a los deportistas”, establece.

Sobre sus expectativas, señala que “son claras y reales: mi objetivo es clasificar mediante el Panamericano de Lima 2019,  ya que la ola me acomoda bastante y estamos entrenando y superándonos día a día con miras a Tokio”, cuenta.

Para ello, Cross se prepara físicamente entrenando fuera del agua y viajando a competir de manera constante fuera del Chile. “La idea  es obtener el suficiente roce internacional y además de estar netamente enfocado en los torneos con clasificación a Tokio”, puntualiza.

Con respecto a la clasificación, explica que existen dos instancias fundamentales: el Panamericano de Lima 2019 y el Mundial ISA por países del 2020. “Hay buenas oportunidades para que como chilenos clasifiquemos a esta soñada instancia”, dice esperanzado.

En lo relativo a apoyo, cuenta que “recibo una beca Prodar por mi medalla de plata en los Panamericanos de Lima 2017. Además, contamos con apoyo de la federación para ir a representar a nuestro país en estas instancias, junto con lo que proporciona mi auspiciador Polemic”.  

Skate: “Lo hará mucho más profesional”

Uno de los principales requisitos que se consideraron para la adición de los nuevos deportes a los JJ.OO. es que tuvieran la popularidad suficiente para alcanzar a un público más joven, y el skate cumple totalmente con ese cometido, ya que es uno de los deportes más practicados y seguidos por jóvenes alrededor del mundo.    

A pesar de que la comunidad skater está todavía dividida respecto a su inclusión en Tokio 2020, ya que muchos consideran que se podría perder un poco su mística callejera, el Comité Olímpico de Chile se puso a trabajar en la conformación de un equipo competitivo que pueda ir en busca de medallas a Japón y ya se constituyó la selección chilena, en la que tanto entrenadores como dirigentes depositaron sus esperanzas.

Uno de los que aspira seriamente a representar a Chile es Marcelo Jiménez. “Cuando supe que el skate iba a estar en los Juegos Olímpicos a partir de Tokio 2020, dije quiero estar ahí”, declara.

“El skate ha crecido demasiado en estos últimos años, para mí fue lo mejor, ya que siempre me tomé el deporte muy enserio y que llegara a ser olímpico creo que lo hará mucho más profesional. Cada día crece más, en los skatepark veo más niños de diferentes edades esforzándose para llegar lejos, hay muchas más escuelas y las personas lo están mirando mejor”, agrega.

Jiménez confiesa que sus expectativas son altas para “poder llegar a las olimpiadas y representar Chile lo mejor que pueda”. Sueña con “llegar lejos en el skate y ser un ejemplo para las demás generaciones que vienen”.

Para ello, considera que buena parte de su preparación debe pasar por el factor mental, “enfocándome en mis metas. Por otra parte, me entreno físicamente día por medio y cada semana me veo con mi kinesiólogo para chequear que estoy bien en ese aspecto”, cuenta.

Sobre los pasos para clasificar, explica que “primero se clasifica aquí en Chile, después se vienen los Panamericanos que también sirven para clasificar. Posteriormente, son los World Roller Games que te dan el puntaje para clasificar. Ahí nos tiene que ir bien para poder estar en los olímpicos de 2020”.

En cuanto al apoyo que recibe para concretar esta meta, señala que “la Federación te apoya con todos los gastos en los viajes, pero solo para campeonatos que tengan que ver con ella. El Estado nunca me a dado apoyo, de echo en la escuela siempre tenia problemas, pero pude salir adelante gracias a las marcas que me apoyan (Red Bull, DC Shoes, Hondarskateboards, Bowlpark, Fiddler, Nixon, Kifit, Thfit y Papa Johns).

Escalada: “Existirá más interés de los auspiciadores”

Fue uno de los deportes que necesitó de la campaña más intensa para ser incluidos en la lista de Tokio 2020, y los escaladores confían en que la decisión del COI tenga una serie de impactos positivos en esta disciplina, desde lo organizativo y financiero hasta los aspectos competitivos y mediáticos.

En Chile, uno de los principales desafíos -desde el punto de vista organizacional y financiero- se encuentra en la intención de crear una Federación de Escalada Deportiva que actué de forma independiente de la Federación de Andinismo de Chile.

Facundo Langbehn es un emblema en la escalada deportiva a nivel sudamericano, y anhela representar al país en los Juegos Olímpicos Tokio 2020. “Con la noticia comenzó a subir mucho el nivel. El deporte crecerá mucho, porque también existirá más interés por parte de las marcas para auspiciar la escalada”, afirma.  

A pesar del entusiasmo, el camino para llegar a Tokio aún tiene algunas dificultades que sortear. Facundo todavía no tiene claro cuáles son sus reales chances de clasificar, ya que “la modalidad escogida no es mi favorita, porque te obliga a tener rendimiento bueno en las tres modalidades (velocidad, dificultad y boulder), y nunca he sido muy fan de la velocidad, porque creo que se escapa un poco de la esencia de la escalada. En este momento yo estoy dedicado a escalada en un alto nivel, pero en roca”, explica.       

Profundiza además “que en Chile no estás dadas las condiciones óptimas para tener una posibilidad real de llegar a los Juegos Olímpicos. Si uno quiere clasificar debe ser profesional y poder dedicarse cien por ciento a esto. Contar con los recursos, con un buen preparador físico y técnico, alimentación etc. Eso hoy no existe”.

“Si Chile hiciera un plan a dos años con financiamiento, entrenadores y ambiciones reales en estos aspectos, no dudaría en meterme, porque lógicamente a todo deportista le gustaría estar una cita olímpica, pero estamos muy en desventaja en relación a otros países donde se trata de un deporte profesional. Por eso creo que no es posible”, establece.

“Yo, por ejemplo, en este momento no recibo ningún financiamiento por parte del Estado. Solo recibo recursos de mis auspiciadores Red Bull y North Face”, manifiesta .

Sobre el proceso clasificatorio, explica que “se debe realizar el circuito Copa del Mundo. Esto corresponde a más de diez fechas en distintas partes del mundo. Todavía no se tiene claridad sobre si se habilitara un cupo por continente o solo clasificarán los 20 mejores del ranking y máximo 10 países”.

Fecha: 22 de noviembre, 2018
Autor:
Compartir: