Home » Reportajes » Bikes
E Toru Rano: el bike park construido con amor y sudor que unió a dos generaciones rapanui
Foto por:
E Toru Rano: el bike park construido con amor y sudor que unió a dos generaciones rapanui

Foto por:

La historia tras el circuito de MTB más aislado del planeta habla de solidaridad, sacrificio y perseverancia.  La gestación del “bike park de los tres cráteres”, como se traduce su nombre al español, tiene que ver con una noble causa: entregarle a los jóvenes de la isla un lugar donde desarrollarse, para salir de la inactividad y evitar los malos hábitos.

Muchas veces se ha descrito a Rapa Nui como uno de los mejores lugares para recorrer sobre una bicicleta, ya que su territorio no presenta grandes alturas y es pequeña, además está bien señalizada y tiene un clima ideal.

Estas condiciones son las que han permitido que, después del remo y el surf, andar en bicicleta sea la tercera actividad deportiva más practicada en la isla. Sin embargo, la falta de espacios para quienes quieran ir más allá de un simple paseo es una gran piedra de tope para el desarrollo de este deporte.

E Toru Rano bike park (bike park de los tres cráteres) no es un circuito de MTB normal. Tras su creación existe una notable historia de solidaridad, sacrificio y perseverancia que vale la pena conocer y difundir. Es que el punto de partida de este proyecto tiene que ver con una noble causa: entregarle a los más jóvenes de la isla un lugar donde desarrollarse para salir de la ociosidad.

Fernando Haoa, el gran responsable de la generación de este espacio, relata cómo se gestó la obra: “La pista nació de la unión de dos generaciones. Yo me uní con uno de los jóvenes que está destacando en la bicicleta, Toki Araki. Con él empezamos a planificar cómo poder ayudar a ambas generaciones, que son muy distintas; él tiene 15 años, yo 37″.

“Queríamos ayudar a los jóvenes de la isla que no van al colegio y no cuentan con un espacio para hacer deporte, pero tampoco con la motivación. Varios de ellos estaban yéndose por lado negativo de la vida, entonces pensamos qué podíamos hacer por ellos, y qué podíamos entregarles para salir de aquel estado. Dentro de las actividades deportivas más practicadas en la isla, primero viene el remo, luego el surf y lo tercero es andar en bici. Para las dos primeras existen espacios, pero no para andar en bicicleta… ahí comenzó todo”, profundiza.

No todo quedó en buenas intenciones, y en lugar de buscar financiamiento de privados o algún tipo de apoyo estatal, Haoa y Araki optaron por la autonomía. “Si nos poníamos a esperar algún tipo de apoyo para comenzar nos íbamos a demorar mucho, entonces optamos por hacer nosotros mismos un sendero, en un lugar que nadie estaba ocupando. Tomamos las herramientas y nos pusimos a trabajar en nuestro bike park”.

Apoyo mutuo por un bien común para Rapa Nui

Haoa y Araki, convencidos de que los jóvenes rapanui podían encontrar una motivación para sus vidas en el deporte, tomaron el chuzo y la pala y comenzaron a trabajar en la construcción del sendero, el primer paso para tener un bike park en la isla. Pero una vez que empezaron, sucedió algo inesperado e, incluso, hasta mágico.

“Tomamos un par de fotos de lo que estábamos haciendo; las publicamos y varios jóvenes se enteraron que estábamos construyendo algo bueno para toda la comunidad, y se conectaron con la causa de inmediato. Al segundo día de trabajo ya no estábamos solos, había un grupo considerable de niños de 13 a 15 años apoyándonos. En cosa de días, teníamos un gran sendero hecho a pulso por todos nosotros”, relata Haoa.

“Los padres de esos niños se dieron cuenta que sus hijos estaba, de alguna forma, ‘floreciendo’,  porque antes no hacían nada”, rememora orgulloso. “Les enseñé a usar las herramientas, comenzamos con el chuzo y la pala. Después subimos el nivel con maquinaria, motosierras, y se creó algo súper lindo, porque empezaron a aprender de nosotros. Tomamos el rol de profesores, todo lo que yo sé de construcción se los traspasé, porque necesitábamos de ellos, así como ellos también de nosotros. Fue de esta manera que se creó una verdadera hermandad”.

El primer paso ya estaba dado: el sendero base era una realidad. Sin embargo, ahora faltaba lo más importante: construir el circuito. Es en este punto donde aparecen dos figuras claves: Germán Wehrhahn, quien idearía la pista, y el profesor Ignacio Rojo, quien posteriormente instruiría a los jóvenes para que aprendieran MTB.

“No sabíamos cómo proseguir con la construcción del bike park, y llegó a nuestra mesa el nombre de Germán Wehrhahn, a través de los mismos jóvenes que estaban trabajando con nosotros, y decidimos contactarlo por email. Los niños estaban incrédulos de que nos tomara en cuenta, pero nos respondió casi de inmediato. Nos dijo que estaría encantado de ayudarnos”.

En esta etapa lograron conseguir algunas donaciones de empresas locales y de la municipalidad, pero sobre todo “recibimos ayuda de muchas familias y pudimos salir adelante”, expresa Haoa. Con ello, y la guía de Wehrhahn y Rojo, lograron construir una pista muy completa, que está compuesta por saltos profesionales y para principiantes.

E Toru Rano es, según sus creadores, el bike park más aislado que existe, creado a pulso, con amor y sudor de jóvenes rapanui que necesitan más espacios de desarrollo deportivo. También es una muestra fehaciente de cómo el amor por el deporte puede logran concretar cosas que pueden parecer imposibles.

Estos últimos ocho meses, un grupo formado y entrenado en este particular circuito ya ha venido a competir a Santiago varias veces, y comienza a mostrar sus primeras figuras, como Atariki Venegas Haoa, quien logró el tercer lugar en el campeonato Deache Series.

“Construimos este espacio para poder demostrarle a todo Rapa Nui y el mundo lo hermoso que es este deporte, y que la edad nunca es un límite para continuar con tus sueños… Les mostramos un nuevo camino a los jóvenes de la isla”, concluye Haoa.

IMPORTANTE: E Toru Rano aún es un proyecto en construcción. Si quiere apoyar su desarrollo y a los jóvenes deportistas que dan ahí sus primeros pasos, escríbanos a contacto@hdsports.cl

INSTAGRAM https://www.instagram.com/e.toru_rano_bikepark/

Fecha: 27 de enero, 2019
Autor: