Home » Entrevistas » Bikes
Fernanda Castro: “Es difícil clasificar a los JJ.OO. sin una coordinación a nivel de equipo y planificación a largo plazo”
Foto por:
Fernanda Castro: “Es difícil clasificar a los JJ.OO. sin una coordinación a nivel de equipo y planificación a largo plazo”

Foto por:

La destacada ciclista nacional de mountainbike cierra un año cargado de  experiencias en el extranjero que la hicieron evaluar su real nivel. Finalizando su temporada 2018 analiza su presente, la evolución de la disciplina en Chile y “aterriza” las posibilidades de alcanzar la clasificación a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. 

Muchas veces se le ha considerado como la mejor ciclista de Chile en cross country olímpico. Es que Fernanda Castro tuvo su primer desafío en la bicicleta cuando recién tenía 7 años de edad y participó en su primera competencia. Desde ese entonces, no descansó hasta convertirse en deportista de elite, y este año fue en la única sudamericana en participar en un Campeonato del Mundo de las especialidad, compitiendo junto a las mejores exponentes de este deporte a nivel planetario.

Tan entusiasmada como consiente de que falta mucho por mejorar, entre sus logros más preciados la deportista destaca el haber obtenido el Campeonato Nacional en 2014, y el Campeonato Nacional en tres especialidades (cross country olímpico, eliminator y relevo) en 2015. Este último fue uno de sus mejores años, donde también consiguió medalla de bronce en el Panamericano de eliminator, junto con el segundo lugar de este año en el Panamericano de la misma especialidad.

“El fluir en los circuitos y la capacidad de recuperarme rápidamente en las subidas son mis principales virtudes. Con el tiempo también he mejorado considerablemente mis destrezas técnicas, a pesar de las lesiones que he sufrido”, cuenta.

La fonoaudióloga de profesión cerró su temporada 2018 después de una larga estadía en Europa, dónde participó en la Copa del Mundo de cross country eliminator. En noviembre retomará sus entrenamientos, poniéndose a punto para las exigentes competencias y teniendo como gran meta los Panamericanos de Santiago de 2023.

“Después de mi experiencia europea me puse como objetivo no correr a tontas y a locas, por así decirlo, sino que ser súper selectiva con lo que voy a correr el próximo año. Seguir una planificación donde pueda encontrar ‘peaks’, que espero se den en el campeonato Panamericano y Nacional”, explica.

Para los que no estén familiarizados, ¿en qué consiste el cross country olímpico?

“Es una modalidad que consiste en una competencia en un circuito de 3,5 a 6 kilómetros, que está compuesto de subidas y bajadas. Se desarrolla en un tiempo reglamentario de una hora y media y en ese lapso damos varias vueltas, donde las mujeres corremos entre cinco a seis. Existen zonas empinadas y difíciles, así como bajadas muy rápidas y complicadas donde te encuentras con varios saltos y piedras. Por eso hay que tener destrezas físicas para subir, y habilidades técnicas para bajar y poder enfrentar todo este tipo de obstáculos”.

¿Cómo evalúas tu participación en Copa del Mundo de cross country eliminator? 

“Fue una experiencia muy satisfactoria ya que fui la primera sudamericana en participar, los europeos no creían que había sudamericanos que competían en esta modalidad. Quedé en el puesto 11 en el eliminator y luego quinta en un short track (carrera en un circuito corto), realizado tres horas después. Me divertí mucho y adquirí harta experiencia”.

 Cuéntanos acerca de tu entrenamiento diario y cómo fue la preparación para la Copa del Mundo.

“Entreno todos los días, menos los lunes. Pedaleo y además dos veces a la semana hago gimnasio. A eso se le suman sesiones de yoga que me ayudan a flexibilizar y a trabajar la parte psicológica. Lamentablemente, no me puedo dedicar 24/7 al deporte, ya que tengo un trabajo, por eso tengo que organizarme bien para poder sacarle el máximo de provecho al tiempo. Me hubiese gustado prepararme de mejor manera para la Copa del Mundo, pero también hubo un tema importante de lesiones que me impidió tener la continuidad necesaria”.

La empinada ruta a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020   

A sus 25 años, Fernanda es consciente de las carencias personales y del medio, donde advierte que “falta organización entre los deportistas y planificación a largo plazo”.

“Debo realizar un trabajo meticuloso, tranquilo, pausado y largo. Me falta crecer física, técnica y psicológicamente, eso lo pude confirmar compitiendo con las mejores del mundo. Quiero enfrentar estos desafíos con mis capacidades desarrolladas al máximo”, explica.

Agrega de manera tajante que “ya me estoy tomando la clasificación a unos Juegos Olímpicos como algo secundario. Prefiero primero obtener un buen nivel, más que andar buscando puntos como loca en distintos países”.

¿Cómo se desarrolla el proceso clasificatorio para los Juegos Olímpicos?

“En mountainbikese realiza con la sumatoria de puntos de tres competidoras. En este minuto estamos sumando puntos Evelyn Muñoz, Catalina Salata, actual campeona nacional, y yo. Para ganar puntos tenemos que participar en carreras de la Unión Ciclista Internacional (UCI), en un ciclo de dos años, en el cual debemos sumar la mayor cantidad de puntos para intentar quedar dentro de los 21 mejores países”.

 ¿Cómo ves las chances de que Chile alcance la clasificación a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020? 

“Creo que es fundamental mejorar en cuanto a organización. Nos tenemos que coordinar muy bien para ir todas a carreras donde se sumen puntos y ser constantes, porque si una de nosotras tres no suma, desperdiciamos los puntos de ranking. Es difícil alcanzar el objetivo de clasificar si es que no existe una coordinación a nivel de equipo. Con un buen plan olímpico, que en este momento no existe, creo que se puede clasificar, pero nos falta nivel para una competencia así”.

¿Cómo ves el desarrollo y la evolución de este deporte en Chile?

“El mountainbikeha crecido mucho en cuanto a cantidad, lo que es muy positivo, porque mientras más se masifique y más atractivo sea para la gente, más probabilidades de financiamiento tenemos. Por lo que viví afuera del país, creo que a nivel de elite nos falta harto trabajo. Cuando vas a competir fuera, con los mejores del mundo, te das cuenta de tus carencias y debilidades. Te sirve evaluar tu real nivel”.

 ¿Cuáles, a tu juicio, son elementos que hay que mejorar para tener un mejor desarrollo de la disciplina en Chile?

“Creo que no valoramos las extraordinarias condiciones geográficas que tiene el país para el desarrollo del mountainbike, somos un país privilegiado para el ciclismo con los cerros, la altura y las rutas. Tenemos mucho más apoyo que otros países sudamericanos, y no mejores resultados. Muchas veces tendemos a criticar el sistema, antes de criticarnos a nosotros mismos”.

Fecha: 10 de noviembre, 2018
Autor: