Home » Entrevistas » Golf
“Mati” Calderón: “Me siento muy afortunado de hacer lo que hago”
Foto por: Henry Macho y Peye Santa Cruz
“Mati” Calderón: “Me siento muy afortunado de hacer lo que hago”

Foto por: Henry Macho y Peye Santa Cruz

  • Es una de las figuras más promisorias del golf nacional, con tres victorias como amateur incluyendo una increíble actuación en Kuwait, donde igualó el récord de la cancha con 62 golpes. Tras ello, en 2016 se convirtió en profesional y apenas un par de semanas después ganó su primer abierto para iniciar una carrera que solo ha sabido de ascensos. Acá nos cuenta como se encantó con este deporte, de su presente y objetivos futuros.

Uno de los golfistas profesionales de nuestro país con más proyección a futuro. Ése es Matías Calderón, 25 años, el mismo que dejó huellas como Amateur obteniendo status para el Mena Golf Tour inmediatamente después de haberse recibido de Business Management de la Universidad de Arkansas en Little Rock, polera que aún utiliza con orgullo.

Es el mismo “Mati” que obtuvo tres victorias, léase bien, “tres” como amateur, incluyendo la increíble actuación en el Sahara Kuwait Championship en donde consiguió igualar el récord de cancha y también del Tour con una tarjeta de 62 golpes dejando a Chile en una cúspide en el Medio Oriente.

Sí, efectivamente ése mismo que se hizo profesional ese mismo año y un par de semanas más tarde obtuvo su primer Abierto: el del C.G. Polo y Equitación para luego demostrar su casta de triunfador en Cachagua y más tarde en Quintay. Todo en menos de tres meses. ¡Sin duda un verano inolvidable para él! De allí su carrera no ha parado de ascender.

Apenas se enteró de que haríamos este trabajo para la edición impresa de HD Sports, se puso a la orden del día. ¡Y es que así es él! Carismático, dispuesto y aperrado. “Serán unas 30 preguntas, Matías”, le dije. “Dale no más, pa’ sufrir al toque”, respondió de vuelta entre risas. Y así comenzamos a hablar…

Comencemos preguntándote un poco más de ti. ¿Quién es Matías Calderón y cómo se define?

Me defino como bien extrovertido en ciertas situaciones, pero bastante tímido en otras. Depende mucho de las personas con las que esté y qué tan cómo me sienta en ese momento. Me considero un trabajador duro, pero que también me gusta relajarme. Entonces defino claro los horarios para poder combinar mis entrenamientos con un poco de tiempo libre y dedicármelo a mí para hacer distintos tipos de cosas y no sólo pensar en trabajo o en golf.

De chico, ¿Te veías practicando golf?

La verdad es que no. De hecho no me gustaba mucho, lo encontraba fome. Ya luego cuando fui creciendo y madurando un poco más me fue gustando de a poco, a un punto en el que ya me gustaba demasiado y era lo único que quería hacer.

¿Por qué escogiste el golf como el deporte de tu vida?

Hay una serie de cosas que hicieron que me atrajera harto el golf. Primero, ya para ese entonces me gustaba mucho como deporte, pero lo segundo fue el grupo de personas con las que crecí. Los veranos en Chile, jugando todos los campeonatos y viajando con un grupo de amigos, hizo que el golf me atrajera muchísimo más. Entonces fue una combinación de cuánto me gustaba el golf como deporte pero también de cómo lo pasaba y las amistades que fui haciendo en el camino.

Si no hubiera sido el golf, ¿Cuál deporte consideras que estarías practicando hoy en día y por qué?

Si no fuera el golf creo que como profesional no hubiera escogido nada más, pero en general me gustan todos los deportes en realidad: el tenis, el fútbol, me gusta esquiar, que era en lo que competía cuando chico.

Espera, ¿Estuviste practicando ski?

Sí, de hecho gané un par de carreras y medallas en un par de nacionales. Estamos hablando de cuando era muy chico, tenía unos 14 años, pero me fui por el golf, si no fuera por él creo que no sería deportista profesional.

Hace unos 10 años, ¿Te hubieras imaginado que estarías jugando un Tour Profesional?

Hace 10 años, no; pero si me preguntas hace nueve, sí (risas). De hecho, hace nueve años te diría yo que fue cuando empecé a tomarme este deporte más en serio, tenía unos 16 o 17 años, pero antes de eso no, nunca se me pasó por la cabeza.

¿Cuál es el mayor sueño que debe alcanzar Matías Calderón para decir: “he conseguido esto, ahora puedo morir en paz”?

¡Ésa pregunta sí es difícil! Es que me pasa que siempre que me pongo un objetivo y lo cumplo, se me viene otro objetivo a la mente, entonces por eso me cuesta pensar en lograr algo y no querer conseguir algo más. A ver, te doy un ejemplo, esto es como ya soñando en grande, pero te podría decir que mi sueño es ganar el Masters, y que si eso pasa, puedo morir en paz. Pero yo te aseguro que si eso llegase a pasar y gano el Masters, probablemente voy a querer ganar otro Major y me pondré eso como objetivo. Siempre me pasa que cuando me voy generando objetivos y los voy cumpliendo, quiero otro. Eso pasó este verano, mi objetivo era ganar uno de los campeonatos como ‘Pro’ y cuando eso pasó, me dije a mí mismo que debía ganar otro… Eso me pasa.

¿Te han dado algún consejo en tu vida que aún pongas en práctica tanto en tu vida personal como profesional?

Esto que te voy a contar no sé si es un consejo como tal… He tenido gente a lo largo de mi vida que me ha inculcado el entrenar duro para poder conseguir los objetivos, pero también poder aceptar el fracaso. Cuando era bien chico tenía un entrenador de esquí, Andrés Middleton se llamaba, que yo te diría que es la persona que me inculcó el tema de trabajar duro, pero de también aceptar cuando las cosas no salen bien y que lo más importante es el camino, que en el fondo es el que nos deja experiencias. De hecho tengo el ‘quote’ en mi libro de anotaciones.

¿Cuál es el recuerdo más bonito que tienes?

Encontrar uno en particular es difícil. Yo te diría que en general los más bonitos son los de mi familia. Cada vez que vuelvo a Chile, ver a mis papás, a mi hermana, primos, pero en especial a mi sobrino. Cada vez que voy a Chile tengo un recibimiento increíble. Es un recuerdo que tengo, en el fondo, cuando me toca irme de nuevo y estar afuera. Así que si tuviese que elegir algo en particular sin dudas sería ése.

Su vida y el golf…

¿Consideras que te hiciste Pro muy rápido o en el momento justo?

La verdad es que siento que me hice Profesional en el momento adecuado. Me parecía que ya era hora de dar ese paso. Sí traté de clasificar al Latin American Amateur Championship y a Copa Andes, pero no se dio. Ya esperar otro año era mucho, había terminado la universidad y creo que di el paso en el momento justo, gracias a Dios también se dieron resultados bastante rápido. Así que no creo que haya sido una decisión apresurada, traté de jugar otros torneos como amateur, jugué el Mena Tour así para ganar un poco más de experiencia, así que creo que me di un buen tiempo para ganar confianza siendo que nunca se me dio el momento para participar en campeonatos grandes de ese estilo, así que lo busqué por otro lado para tratar de acumular esa experiencia de todas maneras.

¿Cómo es tu entrenamiento día a día? ¿Sigues algún plan nutricional?

Por como se da el calendario acá y por la cantidad de campeonatos que se juegan, es difícil tener un día a día tan planificado. Se da el día anterior, con suerte. Pero sí practico todos los días, trabajo en el juego corto, tiro pelotas, pero también me preocupo de jugar harto, sobre todo cuando estoy haciendo algo relacionado al swing porque es fácil hacerlo en el ‘driving range’, pero cuando estás en una cancha no es tan fácil, hay que ajustarse a las necesidades del momento. También hago ejercicios para mejorar mi flexibilidad a pesar de no ir al gimnasio, y también mejorar un poco la manera en que trabajan los músculos del cuerpo, que se llama ‘MyTPI’. Tampoco tengo un plan nutricional, pero sí me preocupo mucho de tratar de comer sano y bien.

¿Cómo ha sido tu adaptación en Sudáfrica?

Ha sido más fácil de lo que yo pensé. En un principio fue más complicado, estábamos en el Tour y no conocíamos a nadie y sólo estaba con Antonio. A mí particularmente me gusta hacer cosas fuera de la cancha y sin conocer a nadie se hacía más complicado. Pero en estas últimas semanas me he acercado un poco más a los jugadores sudafricanos y eso ha ayudado a que lo pase mejor. Entonces la adaptación no ha sido tan complicada como yo esperaba que iba a ser. Y se lo adjudico un poco a la experiencia de haber estado en Estados Unidos, vivir solo. Creo que eso me ayudó mucho.

¿Qué balance haces de tu Temporada?

He tenido un poco de todo este año, la verdad. Haber podido conseguir la tarjeta en Q-School es muy positivo, considerando que recién me había hecho “Pro” y que realmente no era fácil la cancha, había que jugar muy bien, así que por ese lado estoy muy contento. Y en cuanto a los campeonatos, como te dije, he tenido un poco de todo, en el Sunshine Tour quizá los resultados no se han dado tan buenos, pero en otros mini Tours sí he tenido buenos resultados, salí 2º en un torneo co sancionado por el Big Easy y por el Mena, y fue un gran resultado. Y en general, he tenido vueltas buenas. Si ves los resultados capaz no se vea tan atractivo, pero he jugado mejor de lo que reflejan y lo tomo como experiencia y aprendizaje para los torneos que vienen, en los que buscaré juntar tres o cuatro vueltas buenas y poder pelear un poco más arriba en el tablero.

¿Vienes a Chile este año? ¿Te veremos en el Tour del Pacífico?

No tengo idea de cuándo voy a Chile. Aún no lo defino. Quizás un par de semanas en noviembre, para Navidad y fin de año también, pero aún no estoy seguro. Y en cuanto al Tour del Pacífico, no. No creo que participe. En esas fechas justamente tenemos los torneos más grandes acá y son co sancionados con el Tour Europeo, así que se me hará imposible estar. Aparte, debo jugar las clasificaciones para esos torneos, así que no creo estar en el verano en Chile.

¿Tienes pensado continuar en el Sunshine Tour?

Si es que puedo mantener mi tarjeta, sí, yo me quiero quedar acá. La verdad es que el nivel es muy alto y siento que si puedo mantener la tarjeta este año, ya el próximo año conociendo las canchas y con un poco más de experiencia se pueden dar mejores resultados.

¿Eres feliz haciendo lo que haces?

La verdad es que sí. Soy muy feliz haciendo lo que hago. Me encanta. Me siento con mucha suerte de poder hacer esto. Al final mi trabajo es jugar golf, que es el deporte que más me gusta y además me toca viajar, conocer gente, lugares y hacer nuevos amigos. Así que sí, soy muy feliz y me siento muy pero muy afortunado de hacer lo que hago.

PING PONG CON CALDERÓN

  1. Ídolo
    “Sin dudas Tiger Woods”
  2. Comida favorita
    “La carne. Soy ADICTO a la carne. Un asado siempre es bien recibido ”.
  3. La mejor cancha en la que has jugado
    “TPC Sawgrass. Además del diseño de la cancha, es mi torneo preferido, sin contar los Majors obviamente, por lo que hace la cancha aún mejor a mi parecer”.
  4. Un campeonato inolvidable
    “El Polo. Fue mi primera victoria como ‘Pro’, yo creo que eso es algo que nadie olvida”.
  5. La peor comida que hayas probado
    “La peor te juro que es una que preparó Dk. Dk es un coreano con el que viajamos. Yo realmente no puedo comer nada picante y él preparó comida coreana. Le pregunté si estaba picante y él me dijo que no. Podrán imaginar lo que pasó después” (risas)”.
  6. Playa o montaña
    “Montaña”.
  7. Frío o calor
    “Calor”.
  8. Chile o Sudáfrica
    ¡Qué difícil esa pregunta! (risas) En términos de golf, Sudáfrica seguro. Pero tengo familia y amigos en Chile, así que… mitad y mitad (risas).

Mejores performances del 2017

  • Abierto de Cachagua – 1º Lugar.
  • Abierto de Marbella T9.
  • Abierto de La Serena – 2º Lugar.
  • Abierto Sta. Augusta de Quintay – 1º Lugar.
  • Dobles de Viña – 4º Lugar (junto a Antonio Costa).
  • Waterkloof Challenge (IGT Challenge Tour) – 3º Lugar (Con récord de cancha en la R1 -60 golpes-).
  • The Roar (Mena Tour) – 2º Lugar.
Fecha: 2 de noviembre, 2017
Autor: Silvanna Panzarelli