Home » Entrevistas » Outdoor
Juan Pablo Mohr: “Las energías que da la montaña no se consiguen en ningún lado”
Foto por: Desnivel.com
Juan Pablo Mohr: “Las energías que da la montaña no se consiguen en ningún lado”

Foto por: Desnivel.com

  • Escalador con vías de 8b encadenadas, alpinista con el Annapurna en su currículum, arquitecto y padre de tres niños. Estos son los datos básicos del chileno Juan Pablo Mohr, que intentó el Dhaulagiri hace unos días. Aunque no tuvo suerte, demostró que está en muy buena forma.

El escalador y alpinista chileno Juan Pablo Mohr (31 años) quería ascender el Dhaulagiri esta temporada. Le acompañaban en su viaje dos amigos de la infancia, el fotógrafo Juan Luis de Heeckeren y el médico Nicolás Mena. También estaba con él el vasco Jonatan García, con quien trabó una excelente relación el año pasado en el Annapurna, el que fue el primer ochomil de ambos.

Arquitecto de profesión, padre de tres hijos y amante del búlder, aprovechó los días de espera en el campo base para probar algunos bloques. “Voy con mis pies de gato a cualquier lado y la mezcla me funciona muy bien. La fuerza que ganas con la escalada se puede aplicar en el montañismo en rutas nuevas, paredes de hielo”, nos contaba en esta entrevista, realizada unos días antes de lanzar el ataque a cima que, por desgracia, no acabó con cumbre.

Eres padre de tres hijos. ¿Es difícil viajar al Himalaya con niños pequeños en casa?
De partida, hay que tener una muy buena mujer para que te apañe con estos proyectos, que sea apasionada igual que uno con la montaña. He tenido suerte de tenerla, ella ahora está cuidando a los niños durante mi viaje sin mi apoyo.

En Chile tienes también un proyecto deportivo muy interesante.
Mi proyecto se llama Fundación Deporte Libre y se dedica a recuperar espacios abandonados para transformarlos en infraestructuras deportivas públicas, es decir, de uso gratuito para la gente más vulnerable. Hacemos talleres y tratamos de introducirlos en el deporte.

“La montaña está para subirla, es lo que me hace feliz”

Tú eres alpinistas y también escalador. ¿Cómo empezaste?
A los 17 años me metí en la escalada, sobre todo en el búlder, y es algo que todavía me encanta y que tengo que hacer en cada campo base. Voy con mis pies de gato a cualquier lado y la mezcla me funciona muy bien. La fuerza que ganas con la escalada se puede aplicar en el montañismo en rutas nuevas, paredes de hielo…

¿Cuál ha sido tu primer ochomil?
Mi primer ochomil fue el Annapurna, subí con Sebastián Rojas, un compañero chileno. También lo compartí con Alberto Zerain y con Jonathan García, con quien ahora formo una gran cordada, de hecho estamos juntos en el Dhaulagiri. En el Annapurna también estuvieron Romano Benet y Nives Meroi haciendo su último ochomil.

¿Cómo fue aquella experiencia?
Difícil, Sebastián y yo decidimos ir por un camino distinto a la ruta francesa normal, que era la que querían hacer los italianos con los españoles. Nosotros hicimos una variante de unos 800 metros en la que había que escalar en hielo 70º. Tuvimos la suerte de tener el equipo necesario para poder lograrlo. Hicimos cinco intentos, y el tercero fue muy difícil porque nos sorprendió una avalancha que casi nos barre. A mí me rompió el casco pero nos salvamos, bajamos y después estuvimos analizando si valía la pena hacer esa cumbre. Descansando decidimos que teníamos que volver a intentarlo con calma y lo logramos con un gran equipo: al final los italianos, los españoles y nosotros abrimos huella juntos para poder llegar a la cumbre.

¿Cómo equilibras tu pasión por la montaña con la exposición al riesgo?
La montaña está para subirla, es lo que me hace feliz, donde mejor me siento y donde tomo las mejores energías para poder llevarlas después a mi familia y amigos. Creo que vale la pena, esas energías no se consiguen en ningún otro lado y es donde yo soy feliz, el lugar donde tengo que estar.

“Tenemos una logística diferente a la mayoría de las cordadas”

¿Cómo ves el Dhaulagiri este año?*
Va a ser complicado poder llegar a cumbre, pero confío en el gran equipo chileno-español que tenemos. Del chileno forman parte Juan Luis de Heeckeren, el fotógrafo, y el doctor Nicolás Mena. Ellos llegarán hasta el C2, a 6.500 metros, donde establecerán un centro médico por cualquier percance. En el equipo español están Eva Zarzuelo y Jonathan García. Ellos y yo seremos el equipo de cumbre.

¿Cuál es la clave?
El día de cumbre es largo, pesado y vamos a tener que trabajar en equipo. Tenemos la suerte de estar compartiendo expedición con Carlos Soria, que tiene un equipo de logística grande. La parte que más me preocupa es del campo 2 al campo 3, que es la más empinada de la ruta y la más técnica. Creo que como equipo vamos a lograrlo, tenemos una logística diferente a la mayoría de las cordadas, que van a hacer tres campos y nosotros solo dos. Nuestro C1 lo tenemos a 6.000 m y el 2, a 7.200, donde la mayoría pone su C3.

*Ninguna expedición consiguió hacer cima en el Dhaulagiri esta temporada. Juan Pablo hizo un intento Jonatan García el pasado 18 y, pese al fuerte viento, no quería bajar de la montaña porque se sentía fuerte y quería hacer un intento en solitario unos días después. Finalmente, Juan Luis y Nicolás consiguieron convencerle para que abandonara la idea.

Fecha: 30 de mayo, 2018
Autor: Darío Rodríguez - Desnivel.com