Home » Entrevistas » Snow
Francisco Salas: Canalizando la alegría del freestyle
Foto por:
Francisco Salas: Canalizando la alegría del freestyle

Foto por:

Hace tres años, cuando tenía 14 de edad, Francisco Salas, era descrito como “la promesa del esquí” por El Mercurio. Es esa época, señalaba que estaba intentando progresar, sin  mirar mucho los resultados de los campeonatos, y con la motivación principal de sacar buenos trucos y pasarla bien, porque “los resultados vendrán solos”.  “Me siento uno de los buenos proyectos del esquí chileno, pero no siento la presión, ni el estrés”, declaraba.

El tiempo ha pasado y con mucho más recorrido en el cuerpo, hoy a sus 17 años, el esquiador nacional se siente muchos más preparado, sobre todo el ámbito competitivo-metal, pero no pierde su foco de disfrutar y ser feliz haciendo lo que más le gusta: trucos en la nieve. Ahora, eso sí, los objetivos son más serios y apuntan a representar a Chile en los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín 2022.

Para cumplir sus objetivos Francisco, se prepara en Estados Unidos, donde tienen un roce de mayor nivel y más días de nieve para poder progresar. Pero, a pesar de sus temporadas en Norteamérica, Chile sigue siendo su lugar favorito para esquiar, porque la energía que le entrega Los Andes es inigualable, revela.

Hay notas en medios de 2016 que te señalan como una gran promesa de esquí. Hoy, en 2019, ¿cuáles sientes que han sido tus principales avances?

Me siento muy contento con el progreso que he tenido en estos tres años. La verdad ha sido mucho. Nunca me había sentido tan bien esquiando cómo fue esta temporada 2019 en Park City. La sensación que tenía cada día arriba de mis esquíes es increíble, solo me daban ganas de seguir y esquiar más. En cuanto a logros, también estoy muy contento, tanto en los personales como también desde el ámbito de trabajar mis dificultades y el aspecto competitivo-mental. En el parte más social, también siento que he avanzado, siendo más activo en las redes y tratando de ser un ejemplo para las futuras generaciones que se están iniciando en el freestyle.

¿Cómo recuerdas tus inicios en el esquí?

Comencé desde muy pequeño, ya que mi familia siempre esquió. Desde que tengo recuerdos, todos los fines de semanas de invierno subíamos a La Parva. Mi camino partió primero en el esquí alpino, junto al Club de Esquí La Parva. Este primer paso me proporcionó esto una base muy sólida, la cual agradezco mucho. Debo decir, eso sí, que llegó un punto en el que hacer ejercicios de técnica y pasar palos era muy “fome” para mí (risas), y decidí experimentar en otros ámbitos del esquí.

¿Por eso te llamó la atención del freestyle?

 Así es, lo que me atrajo fue que veía lo bien que lo pasaba la gente que lo practicaba y decidí probar. Siendo esquiador alpino me costaba ir a practicar,   porque sabía que sería un día aburrido entrenando. En aquel minuto partió mi transición al freestyle y el esquí se hizo mucho más entretenido.

¿Cuál es la sensación que te produce esquiar?

La sensación más constante y amplia, que siento todos los días, es libertad. Sea esquiando “libre”, “nieve polvo2 o “park”, el simple hecho de esquiar me hace sentir libre al 100 por ciento, porque tú controlas lo que haces todo el rato. Son muy pocos los deportes o actividades que permiten esto.

¿Cómo ha sido tu experiencia de vida en Estados Unidos? 

La experiencia de vida ha sido muy buena, ya que puedo practicar todos los días en condiciones muy óptimas, y con gente que está en tu misma parada, es decir, esquiar todos los días durante todo el día y progresar. En Chile pasa que los inviernos son relativamente cortos y los snowparks no son buenos para entrenar y mantenerte en un nivel de “élite”, a la par con los competidores internacionales. El motivo principal de viajar afuera es la calidad del entrenamiento y  tener más días sobre mis esquís, que a fin de cuentas es lo único que me va a permitir progresar. La constancia es la clave en este deporte, y eso te lo da el esquiar lo más posible.

 ¿Qué diferencias concretas hay entre entrenar en Estados Unidos y en Chile?

La diferencia puntual es la calidad. En Estados Unidos hay mejores snowparks y gente de mayor nivel deportivo con la cual andar, por ende el progreso es más rápido. De igual manera, no hay comparación con esquiar en Chile. Los Andes son muy especiales para mí, por la energía que entregan esas montañas, y estar acompañado de todos mis amigos en el lugar donde aprendí a esquiar no tiene comparación. Debo decir que Chile es mi lugar favorito para esquiar.

¿Sientes que realmente te ha servido para mejorar tu nivel?

Sí, es que el nivel de Estados Unidos es muy alto. Para mí es motivante porque siento que puedo llegar a esos niveles. El esquiar con gente más experimentada me incentiva a intentar cosas más desafiantes. Cuando tus amigos están tratando un triple cork 1440, uno no se puede desentender y no hacer nada (risas). Todos los días se aprende algo nuevo andando con gente mejor.

Descríbenos tu rutina de entrenamiento

La verdad es que no existen muchas rutinas de entrenamiento, por lo cual es imprescindible la motivación personal para intentar cosas nuevas. Eso es lo lindo de este deporte, ya que todo lo que uno hace es por voluntad propia. He estado entrenando en conjunto con el equipo nacional y el equipo de freestyle de Park City. En la nieve, yo solo me preocupo de andar y andar. Antes de irme a acostar, cada noche visualizo trucos que me gustaría hacer, al día siguiente trato algunos y los perfeccionamos con mi entrenador. Mi rutina fuera de la pista la estoy trabajando, sobre todo para mejorar la parte física. Este es un aspecto muy necesario, porque la exigencia que uno le pone al cuerpo día a día es muy alta.

¿Cómo es vivir la doble temporada en la nieve?

Para mí es lo mejor, porque donde más me gusta estar es en la montaña, y lo que más me gusta hacer es esquiar, así que es la combinación perfecta.

¿Cuáles son tus próximos retos?

En la parte competitiva, tengo como meta mayor ir a los Juegos Olímpicos de Invierno de 2022 y representar a Chile.En lo personal, me gustaría meterme de lleno en el desarrollo sustentable del esquí en Chile y promover esos factores en la comunidad de montaña. En lo deportivo, he comenzado a practicar la escalada y a hacer cerros con alturas. Esto me está motivando mucho, me encantaría poder combinar la escalada, montañismo y esquí durante los años que vienen. Eso más como un hobby.

Algún mensaje a los que se están iniciando en el Freestyle

¡Que se llenen de motivación y vayan a pasarlo bien, porque de eso se trata!

Fecha: 1 de junio, 2019
Autor: