Home » Entrevistas » Outdoor
Eduardo della Maggiora: de banquero a salvar vidas con Burn To Give
Foto por: Burn to Give
Eduardo della Maggiora: de banquero a salvar vidas con Burn To Give

Foto por: Burn to Give

  • Años de trabajo en J.P. Morgan, la fundación de Tyndall Group, un viaje a África, el descubrimiento del Ironman y su interés por dejar huella lo llevaron a lanzar Burn to Give, un programa que busca convertir calorías gastadas en alimento para niños con desnutrición. Todo de la mano de empresas que financian la iniciativa y gente dispuesta a hacer deporte.

No había terminado de estudiar Ingeniería Civil en la Universidad Católica cuando a Eduardo della Maggiora se le cruzó la idea de que tenía que trabajar en J.P. Morgan. “Busqué el trabajo más intenso y encontré la banca de inversión. Los primeros años se trabaja de lunes a domingo”, cuenta.

Cuatro meses de un acucioso proceso de selección terminaron con él sentado en las oficinas de Santiago como analista de banca de inversión. A los pocos meses vino la posibilidad de hacer un entrenamiento financiero en Nueva York. “Salía a las 3 o 4 de la mañana y me sentía agradecido de la oportunidad”, agrega respecto de esta “tremenda escuela”.

En Wall Street estuvo a cargo de todos los analistas y asociados que trabajaban para el banco en América Latina, y trabajó en el cierre de importantes negocios, como la venta de D&S a Walmart o la fusión de Lan con Tam.

Trabajó intensamente, hasta que en 2011 decidió “congelar” durante cuatro meses su vida en Estados Unidos e instalarse en Chile para acompañar a su madre, a quien le habían diagnosticado leucemia. Ahí -comenta- cayó en cuenta de la fragilidad de la vida. Y cuando se quiso responder cómo mediría su vida si fuera su último día, no fue capaz de encontrar una respuesta.

Con esa duda volvió a Nueva York, pero a fines de 2013 renunció a su trabajo soñado, tras 10 años en JP Morgan.

Cambio de vida

Después de Nueva York vinieron unos meses en África viajando y haciendo clases de matemáticas e inglés a niños en Tanzania. Ahí comenzó a dibujar lo que haría al volver a Chile.

Della Maggiora es intenso y no para por un minuto de “cranear” y desarrollar proyectos. En ese viaje se topó con las carreras de Ironman a través de un video en internet, conoció el problema de la desnutrición y armó una ONG para entregar microcréditos. Pero, además, empezó a trabajar junto a otros ex J.P. Morgan en lo que haría laboralmente al volver al ruedo seis meses después.

Así nació Tyndall Group, una empresa de servicios de asesoría financiera y estratégica de la que es socio fundador y donde hoy tiene su participación congelada. Cuenta que se tomó un tiempo sabático para dedicarse 100% a entrenar para el Ironman de Hawai de octubre de este año y para desarrollar una idea que lo rondaba: “Burn to give”.

La suma de todo

“Burn to Give conecta todo lo que me mueve y me apasiona; vida sana y usar las habilidades para ayudar”, cuenta Della Maggiora, quien ha logrado que 40 mil personas de más de 70 países se unan en su cruzada de transformar calorías gastadas haciendo ejercicio en alimento de emergencia para niños en Haití que distribuirá la fundación Leche para Haití.

El modelo lo completan empresas grandes y pequeñas que aportan para comprar a una organización en Haití el alimento que permite en seis a ocho semanas sacar de la desnutrición severa a un niño. “Se me ocurrió que las empresas auspiciaran las calorías”, cuenta Della Maggiora, quien usó sus contactos para encantar a empresas como Walmart Chile, Ripley, Paz, Andina, Enjoy, K-One, Forus y Capitalizarme.com. “Las empresas confiaron a ojos cerrados. Se la jugaron y me saco el sombrero por todas ellas”, agrega.

Para este primer desafío, que termina el 15 de abril, las compañías hicieron aportes que partieron en los US$ 15 mil. Eso, sumado a usuarios de todas las edades que llegarán a gastar 60 millones de calorías, la ayuda llegará a 800 niños.

El ensayo general

La “caloritón” que está en pleno desarrollo es para Della Maggiora algo así como el ensayo general de la idea que tenía. Y a la vista de los resultados, ya tiene planes para seguir avanzando.

Con decenas de empresas que lo han contactado para sumarse y el éxito gracias a la viralización en redes sociales, se prepara la nueva etapa. Por lo pronto, la primera semana de mayo viajará a Haití a entregar la ayuda. Después de eso volverá a Colorado, Estados Unidos, a seguir entrenando para el Ironman de octubre próximo.

En paralelo, continuará con el desarrollo de Burn to Give. Ya se lanzó a la búsqueda de un equipo ejecutivo para que desde Chile sigan avanzando en el desarrollo bajo su mirada. “Lo que queremos hacer es un tipo de empresa que los gringos llaman “for impact”, que se diferencian de una fundación porque no dependes de donaciones, sino que de un modelo de negocios que funciona para las partes involucradas que en este caso son las empresas que van a usar sus dólares de marketing para auspiciar a un equipo con una doble finalidad: motivar a la gente a hacer deporte y ayudar”, explica.

A esto agrega que la primera meta fue trabajar con la desnutrición, pero no descarta que más adelante la ayuda sea más amplia.

Eduardo della Maggiora también pretende armar un equipo en Estados Unidos y desde allá se lanzará a la búsqueda de inversionistas para convertir a Burn to Give en una plataforma global.

Fecha: 21 de junio, 2018
Autor: Bernardita Serrano / Pulso - La Tercera