Home » Columna HD
Thomas Grob : Centros de Ski, el desafío de una operación 365 días
Foto por:
Thomas Grob : Centros de Ski, el desafío de una operación 365 días

Foto por:

A semanas de haberse cerrado la temporada 2018 en varios centros de ski de Chile, muchos creen que ahora viene un largo periodo estival de preparación y planificación con miras a la temporada del año siguiente.

Hasta hace muy poco lo anterior era cierto, aunque no por ello era un momento de tranquilidad. Muy por el contrario, era una etapa de gran estrés en que los centros de ski se enfrentan a uno de los grandes problemas de los negocios estacionales: qué hacer y como rentabilizar grandes inversiones como andariveles, hoteles, y otros durante 8 meses del año en que la temporada de ski se encuentra cerrada.

Este desafío que siempre ha sido el sueño de cualquier centro de ski adquirió mayor fuerza a mediados de la década del 2000 y muchos decidieron tomar el toro por las astas y comenzar a trabajar para que las cosas pasen y poder romper el mito de que “a los centros de ski hay que ponerles candado desde octubre a mayo”.

Teniendo como modelo casos de éxito como Whistler (que según rumores, atrae más visitantes en verano que en invierno), La Parva comenzó a liderar esta transformación en Chile. Eran muchos las barreras que presionaban para no hacer cambios. Las razones más esgrimidas eran de que era imposible competir con la costa, dada la cercanía con Santiago y que La Parva, no tenía ventajas competitivas considerando lo seco del terreno y la falta de árboles dado lo alto.

Teniendo todo en contra el año 2008, La Parva decide embarcarse en su proyecto “La Parva Invierno – Verano” con la meta de ser un centro de ski que opere 4 estaciones y junto con esto, aprovechar una serie de externalidades positivas asociadas como: la posibilidad de dar continuidad laboral a varios puestos de trabajo que por su naturaleza, debían ser finiquitados a fin de temporada; permitir a los vecinos de La Parva que puedan usar sus departamentos durante todo el año; que La Parva se conozca en otros segmentos de la población logrando un cada vez mayor posicionamiento de marca.

 

El foco inicial estaba puesto en 2 grupos muy de nicho: aquellos montañistas experimentados que se entrenaban subiendo cerros de la cordillera central con miras a grandes ascensiones en los Himalayas u otros cordones montañosos y a una tribu de bikers especializados en el descenso.

 

Como todas las cosas que deben ser construidas desde los cimientos, este proyecto tuvo un comienzo difícil de mucho trabajo y posicionamiento de marca. Sin embargo a los pocos años vimos con gran satisfacción como irrumpió con una fuerza increíble el ingreso del Mountain Bike Enduro. Junto con esto, el montañismo de alto nivel se abrió a un Andinismo o trekking de gente que aprovechaba la majestuosidad de la cordillera de los Andes y la cercanía con Santiago logrando niveles de crecimiento exponenciales.

 

Hoy vemos con mucho agrado como La Parva es la puerta de acceso a la Cordillera de los Andes de miles de chilenos que entendieron y aprovechan el privilegio que es tener esta hermosa montaña así de cerca.

 

Hoy, 10 años después de nuestra primera apertura en verano, podemos decir que vamos bien encaminados, y aún nos queda mucho por avanzar. Cada año nos visitan más de 9.000 personas. En un día peak de verano tenemos más de 500 visitantes en La Parva y una pista de enduro emblemática y conocida por muchos como “El Parvazo”, acaba de ser nombrada “BEST TRAIL of the YEAR 2018” por la organización mundial EWS (Enduro World Series”

 

Todo lo anterior es un orgullo para nosotros en La Parva, para nuestro Bikepark y Campamento Base y nos permite ratificar que La Parva es “Invierno y Verano”.

Fecha: 8 de enero, 2019
Autor:
Fuente: