Home » Columna HD
¿Cómo elegir el saco de dormir correcto?
Foto por: Tatoo
¿Cómo elegir el saco de dormir correcto?

Foto por: Tatoo

Fernando Fainberg escribió en Tatoo un interesante artículo para saber cómo puedes elegir el saco correcto de dormir para una salida:

Según mi experiencia hay tres cosas que son las primordiales para trekking o montañismo y en la que no hay que equivocarse es en la elección si se quiere pasarlo bien y no tener problemas en una salida. Estas son: Zapatos, Mochila y Saco de Dormir. En esta columna quiero hablar algo más acerca de los sacos de dormir, para tratar de ayudar a elegir el saco adecuado para cada actividad.

Para saber bien qué saco de dormir nos conviene comprar, es necesario saber primero cómo funcionan. Lo primero que hay que entender es que el saco de dormir no genera calor para calentar el cuerpo, el trabajo de un saco de dormir es retener y evitar que se pierda el calor que se emana del cuerpo para así no pasar frío.

¿Qué hace que los sacos sean tan abrigadores?
Cuando se dice que un saco de dormir tiene capacidad térmica, en realidad nos referimos a su capacidad de retener el calor e impedir que entre aire frío. Lo que hacen los sacos de dormir es crear, por medio del relleno que tienen, una barrera aislante de aire que protege del frío del exterior y que retiene el aire caliente del interior. Esta barrera no es más que un espacio donde el aire caliente queda atrapado entre el interior y el exterior del saco. A esto se le conoce como LOFT y dependiendo del relleno este loft va a ser mayor o menor.

Lo que hace este loft es que en los espacios que quedan entre las fibras o plumas va quedando atrapado el calor que emana de nuestro cuerpo. Recordemos que tenemos una temperatura corporal de 37°C y que si el calor que emanamos lo atrapamos y reutilizamos, el aire a nuestro alrededor va a tener una temperatura similar. Por eso mientras más loft tenga un saco, más cantidad de calor va a quedar atrapado entre medio y menos pérdida de calor vamos a tener.

Entonces lo más importante en un saco de dormir es el tipo de relleno que tenga. Hay dos tipos de relleno, fibras sintéticas o plumas (plumón) naturales.

Ambos rellenos funcionan de la misma manera, expandiéndose para levantar la tela externa y así crear el Loft adecuado, pero las diferencias son que uno es más pesado y voluminoso que el otro, uno resiste mejor la humedad que el otro, uno se compacta más que el otro y tienen una clara diferencia de precio.

Tipo de relleno
Relleno de pluma natural de ganso o pato.
El término genérico para referirse al relleno de plumón de pato o ganso es “pluma”, pero en la mayoría de los sacos de dormir se usa una proporción de 90% de plumón y 10% de pluma.

En un saco de relleno de plumas de ganso o pato, la calidad de este plumón es lo que va a marcar la diferencia. El plumón de ganso es el elegido para los sacos de más alta calidad pues su capacidad de ocupar un gran espacio con un mínimo peso es enorme. El plumón se saca de la zona del pecho de las aves.

A diferencia de una pluma, que es un tallo con pelillos, el plumón de ganso (o Cluster) es una especie de asterisco, como un punto con muchos pelillos alrededor, que cuando se unen varios, generan un gran espacio intermedio donde queda atrapado el calor.

La capacidad de un plumón de ocupar mayor espacio se conoce como Power Fill, o CUIN (cantidad de plumón que se necesita para llenar una pulgada cúbica). Mientras más alto el valor de Power Fill, mayor va a ser la capacidad del plumón de expandirse, por lo tanto un saco relleno con ese plumón va a necesitar menor cantidad de relleno para lograr un loft más alto.

Si un saco relleno con pluma 650 Fill que pesa 1,5 kilos para una temperatura límite de -9° estuviese relleno con pluma 800 Fill, su temperatura límite sería de -15°, puesto que con la misma cantidad de pluma tendría mayor loft, y por ende aislaría más.

Algo que es importante de mencionar es que hoy en día los fabricantes de sacos más reconocidos están muy preocupados por el trato que se les da a las aves de dónde sacan sus plumas, sean gansos o patos. Marcas como Rab, Mountain Equipment o Robens están suscritos a programas como Down Codex, y utilizan pluma solo de aves criadas bajo condiciones benévolas y que son para la industria de alimentos, es decir no hay sufrimiento por parte de las aves como en los fabricantes chinos de baja calidad y precio que sacan las plumas a animales vivos para aprovecharlos al máximo, sin importarles el sufrimiento de las aves.

Relleno de fibras sintéticas
En las fibras sintéticas ocurre lo mismo que con las plumas o plumón, en el sentido de que hay relleno de mejor calidad que otro y que hace que un saco pese más o menos que otro. También mientras mayor sea la cantidad de relleno, mayor loft va a tener el saco y mejor rendimiento de temperatura va a tener. Pero el saco va a pesar más.

A fines del siglo XX los fabricantes de sacos de dormir sintéticos usaban Quallofill u Hollofill como el relleno más común. Estos rellenos se caracterizaban por ser de filamentos continuos lo que los hacia bien compactos y hacía necesario tener varias capas para lograr el efecto aislante deseado, lo que implicaba que los sacos eran voluminosos, poco compactables y pesados.

Con el tiempo la industria ha ido perfeccionando los rellenos sintéticos para buscar lo más parecido a la pluma. Una de las marcas que más ha logrado en esa dirección es la muy conocida Primaloft, que ha logrado emular bastante bien la capacidad de la pluma al desarrollar fibras sintéticas de filamentos cortos y discontinuos, que una vez dentro del saco se expanden en todas direcciones generando un muy buen loft. Este tipo de relleno sintético es mucho más compactable y liviano, lo que lo hace muy atractivo para las marcas hoy en día.

Actualmente se desarrollan cada vez mejores productos sintéticos como el 3M Thermoball, o el 3M Cirrus, que son pequeñas pelotas de fibras sintéticas que crean un efecto de nube dentro del saco de dormir (o prenda de vestir, como las RAB Nebula) y es muy parecido a la pluma. Hoy en día la mayoría de las marcas tienen su propio relleno sintético ya que con eso logran tener la mejor relación de precio/calidad.

En todo caso, aún no existe una fibra sintética que logre la combinación de ligereza, capacidad de expansión y durabilidad de la pluma natural.

¿Qué pasa con la humedad?
Así como las cuestas son mi enemigo natural, la humedad es el principal enemigo de los sacos de dormir, en el sentido de que el relleno tiende a absorber esta humedad y su capacidad de aislación se va viendo mermada.

En el caso de la pluma, esto a veces puede ser dramático ya que las plumas cuando se mojan pierden la capacidad de expandirse y se pegan entre sí quedando solo pequeñas bolas de pluma en cada bafle (sección de forma tubular donde va el relleno) lo que hace que el saco pase de un loft de 20 cm a uno de menos de 1 cm, donde solo las delgadas telas nos protegen del frío del exterior.

El relleno sintético en cambio absorbe muy poca agua, lo que hace que a pesar de estar mojado sigue dando bastante loft y por ende mantiene la capacidad de aislación en un alto porcentaje.

Afortunadamente hoy en día los principales fabricantes de sacos de dormir con relleno de pluma o plumón de ganso usan pluma tratada con impregnantes como Nikwax, que hace que las plumas sean hidrofóbicas y que repelan el agua. Con esto se evita que la pluma se moje completamente con lo que en condiciones de humedad puede mantener en gran parte su Loft.

Eso sí, hay que notar que a pesar del tratamiento hidrofóbico, en ambientes de demasiada humedad (como Patagonia) la pluma puede colapsar y ahí sigue siendo mejor un saco de relleno sintético.

Lee el artículo completo aquí.

Fecha: 28 de mayo, 2018
Autor: Fernando Fainberg - Tatoo
Fuente: Fernando Fainberg - Tatoo